miércoles, 22 de abril de 2009

SIMPLE MINDS VUELVE A LA CARGA

Pocas son las bandas que se dan el lujo de ser consideradas verdaderas instituciones de la música, especialmente cuando el paso del tiempo hace a un lado el glamour y las melenas que en algún momento pudieron ser parte de la imagen característica de la misma.

Pero hablar de lo físico resulta mera vanidad cuando se sabe que esto tiende a desaparecer y permitir que sea el talento propio de los integrantes el que siga trascendiendo.

Este es el caso de una banda escocesa cuyos orígenes se remontan a la parte final de los años setenta, cuando dos jovenes llamados JIM KERR y CHARLIE BURCHILL iniciaron su primer proyecto musical, una banda punk llamada JOHNNY & THE SELF ABUSERS. Esta agrupación experimentaría algunos cambios de estilo e integrantes hasta alcanzar la estabilidad y cambiar su nombre inspirados en las letras de dos canciones: JEAN GENIE de DAVID BOWIE y PLAY IT SAFE de IGGY POP. Ambas tenían en la expresión "simple-minded", dando lugar al nombre que por más de tres décadas ha permanecido dentro de la industria musical mundial: SIMPLE MINDS.

Sus primeros años serían de éxito moderado con sencillos como LOVE SONG, PROMISED YOU A MIRACLE, GLITTERING PRICE y WATERFRONT, entre otros que estarían lejanos de permitir que esta talentosa agrupación se diera a conocer en suelo americano.

Fue hasta 1985 que una canción escrita por KEITH FORSEY y STEVE SCHIFF para la banda sonora de la película THE BREAKFAST CLUB fue rechazada por BRYAN FERRY y BILLY IDOL, abriendo las puertas a la colaboración con SIMPLE MINDS, a quienes tomó cerca de tres horas realizar los arreglos y la grabación. El resultado fue el primer Top 10 de ellos en el Reino Unido, permaneciendo en los listados desde abril de ese año hasta avanzado 1987. Asimismo daría a la banda su primera aparición en los Estados Unidos donde eventualmente alcanzarían la primera posición que conservarían por tres semanas consecutivas.

Su éxito de este lado del Atlántico continuaría, pero en menor grado con sus siguientes sencillos: ALIVE & KICKING, SANCTIFY YOURSELF y ALL THE THINGS SHE SAID y cesaría en 1991, luego del lanzamiento de SEE THE LIGHTS que a pesar de ser una magnífica canción alcanzaría solamente el puesto 40 de BILLBOARD. Su éxito en suelo británico continuaría ininterrumpido hasta 1998, pasando por lanzamientos como SHE'S A RIVER, HYPNOTISED y GLITTERBALL. Eventualmente tendría discretas apariciones a lo largo de la presente década, incluyendo CRY en el 2002 y HOME en el 2005, pertenecientes a producciones realizadas para compañías de menor peso internacional.

Es ahora en pleno 2009 que SIMPLE MINDS vuelve a la carga con GRAFFITI SOUL, un bien elaborado trabajo musical que será lanzado oficialmente el 25 de mayo por UNIVERSAL RECORDS y constará de diez canciones. Adicionalmente podrá obtenerse la edición de lujo que incluye otro disco titulado IN SEARCH OF THE LOST BOYS, una colección de nueve covers entre los que destacan composiciones de NEIL YOUNG, NICK CAVE, THE STRANGLERS y THIN LIZZY, tal como lo hicieron en 2001 con NEON LIGHTS en donde rindieron sus versiones de clásicos de KRAFTWERK, THE DOORS, VAN MORRISON y DAVID BOWIE, entre otros. Este nuevo lanzamiento coincidirá con parte de la gira de aniversario de la banda y continuará con varias fechas propias del mismo en lo que resta del presente año.

Lo primero que se dio a conocer de GRAFFITI SOUL, producido por el connotado BOB CLEARMOUNTAIN, es la canción ROCKETS, cuyo video fue lanzado hace pocos días en el sitio oficial de la banda y del cual se envió información a los suscriptores de sus servicios de noticias.

Les invito a disfrutar de esta canción que amerita tener una buena rotación en medios radiales de todo el orbe.